CASTRO RODRÍGUEZ ABOGADOS

C/ San Juan de Dios, 49

18001

Granada

Tlf.

958 28 29 59 / 689 02 76 22

  • Flor
  • screenshot.80
  • logo final2
  • SliderGemma
  • FondoÚbeda
  • Foto de Equipo Castro Rodríguez A bogados
  • slider3

Herencias y sus trámites – Castro Rodríguez Abogados

informe Herencias - Castro Rodríguez AbogadosLa tramitación de cualquier herencia en la que estemos interesados comienza con la solicitud al Ministerio de Justicia del certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad, a fin de comprobar la existencia o no de testamento. Igualmente, es conveniente solicitar un certificado del Registro de Seguros de Vida, también dependiente del Ministerio de Justicia. De ambos trámites trata este artículo.

  1. El certificado de últimas voluntades: El primer paso que debe dar el posible heredero es obtener el Certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad, una vez hayan transcurridos 15 días desde el fallecimiento de la persona de cuya herencia se trate, porque es la forma de conocer y acreditar si el fallecido había otorgado o no testamento y, en caso afirmativo, la fecha y el Notario ante el cual fue otorgado. Una vez conocidos estos datos por medio del certificado de últimas voluntades, los interesados podrán dirigirse al Notario ante el cual se otorgó el testamento para obtener una copia del mismo.

El Notario puede facilitarte este trámite solicitando él mismo en tu nombre por vía telemática (internet) el Certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad, que será enviado a la Notaría también por vía telemática y en formato electrónico. Para ello, basta que entregues al Notario el certificado literal de defunción de la persona de que se trate.

Pero si prefieres solicitarlo tú mismo, deberás dirigirte personalmente al Ministerio de Justicia con sede en Madrid  o a cualquiera de las Gerencias Territoriales del mismo, presentando allí un impreso oficial (modelo 790) acompañado de un certificado literal de defunción

Si del Certificado de Últimas Voluntades resulta la existencia de testamento, será necesario solicitar una copia autorizada del mismo en la Notaría donde esté archivado el documento original, que es la Notaría que aparece indicada en el Certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad.

Si, por el contrario, del Certificado de Ultimas Voluntades resulta que no existe testamento, será necesario tramitar una declaración de herederos abintestato a fin de determinar quiénes son los parientes más próximos del fallecido con derecho a heredar.

  1. El certificado del Registro de Seguros de Vida: es la forma de conocer si el fallecido de cuya herencia se trate había suscrito en vida algún contrato de seguro de vida, a fin de que sus herederos o los beneficiarios del seguro de vida puedan solicitar la correspondiente indemnización si procede. Este Registro se creó para evitar que los herederos o beneficiarios de un seguro de vida no reclamasen a la compañía aseguradora las indemnizaciones a que tuvieran derecho por desconocer la existencia del seguro.

Al igual que en el caso del Certificado de Ultimas Voluntades, los interesados pueden solicitarlo de manera presencial y también por vía telemática a través de la Sede Electrónica del Ministerio de Justicia si disponen de un certificado electrónico de usuario como el que incorporan los nuevos D.N.I.

 

HEREDERO Y LEGATARIO.- El heredero es aquella persona designada por el testador en el testamento, o el señalado por la Ley en defecto de testamento, para recibir la totalidad de los bienes de la herencia (heredero único) o una parte alícuota de la misma (es decir, una cuota o parte de la totalidad de la herencia).

El heredero no sólo recibe los bienes de la herencia sino que también responde con sus propios bienes de las deudas de la misma, salvo que la haya aceptado la herencia a beneficio de inventario.

El legatario es aquella persona designada por el testador en su testamento para que reciba uno o varios bienes concretos de la herencia.

A diferencia del heredero, el legatario no responde de las deudas de la herencia.

Hay que tener en cuenta que una misma persona puede ser designada por el testador como legatario de bienes concretos y determinados y, al mismo tiempo, como heredero de una cuota o parte del resto de los bienes de la herencia. En este caso, dicha persona no tiene por qué aceptar necesariamente tanto la herencia como el legado a su favor, sino que puede aceptar la herencia y renunciar el legado o viceversa.

 

informe Herencias - Castro Rodríguez AbogadosACEPTACION DE LA HERENCIA.-

La aceptación pura y simple implica que el heredero no sólo recibirá los bienes integrantes de la herencia, sino que también responderá personalmente, con sus propios bienes, de las deudas de la misma.

La aceptación a beneficio de inventario requiere la formación, una vez hecha la aceptación, de un inventario del caudal hereditario, a fin de determinar los bienes integrantes del activo y las deudas integrantes del pasivo. A partir de la entrada en vigor de la Ley de la Jurisdicción Voluntaria de 2 de julio de 2015, el inventario se formará siempre ante Notario competente. Si la herencia se ha aceptado de esta manera, el heredero sólo responderá de las deudas de la herencia hasta el límite del valor de los bienes hereditarios. Es decir, el heredero no responderá con su propio patrimonio de las deudas de la herencia cuando éstas son superiores al valor de los bienes de la misma.

La renuncia a la herencia debe ser expresa y desde la entrada en vigor de la Ley de la Jurisdicción Voluntaria de 2 de julio de 2015 hacerse necesariamente en escritura pública ante Notario.

La aceptación o la renuncia a la herencia han de referirse a la totalidad de la misma. No se puede aceptar una parte de la herencia y renunciar al resto, o aceptar determinados bienes de la herencia y renunciar a los demás bienes.

Por el contrario, en el caso de que concurran en la misma persona los conceptos de heredero y legatario, sí es posible aceptar la herencia y repudiar el legado o viceversa.

 

PARTICION DE LA HERENCIA.- La partición de la herencia es el reparto de los bienes del fallecido entre los herederos en proporción a la cuota que a cada uno de ellos corresponde, una vez que se ha acreditado con el título hereditario (el testamento o con la declaración de herederos) quiénes son las personas con derecho a la herencia y dichas personas han aceptado la herencia.

La partición de la herencia puede ser de tres tipos: a) voluntaria; b) judicial; c)realizada por contador-partidor.

Se entiende por partición voluntaria aquella que efectúan todos los herederos de común acuerdo. Puede formalizarse en documento privado, pero es conveniente efectuarla en escritura pública ante Notario, siendo necesario hacerla en escritura ante Notario cuando en la herencia existen bienes (por ejemplo inmuebles) inscribibles en los distintos registros públicos. La escritura de partición puede realizarse en la Notaría que libremente elijan los herederos y requiere que la escritura de partición la firmen todos los herederos, personalmente o por medio de apoderado.

Si los herederos no se ponen de acuerdo sobre cómo repartir los bienes del fallecido, deberán acudir al Juez de Primera Instancia para que se realice una partición judicial. En este caso, el Juez designará un Perito para que forme el cuaderno particional con el reparto de los bienes de la herencia.

Por último, la partición puede hacerla una persona denominada contador-partidor, que puede ser un contador-partidor testamentario o dativo. Contador partidor testamentario es aquel que ha sido nombrado con tal carácter por el testador en el testamento para que realice la partición de la herencia. El contador-partidor dativo es el nombrado por el Juez a solicitud de los herederos que representen al menos el cincuenta por ciento del haber hereditario. La partición de la herencia realizada por el contador-partidor requerirá, una vez hecha, la aprobación del Juez.

 

informe Herencias - Castro Rodríguez AbogadosPROCEDIMIENTO DE LA PARTICION.- Los interesados han de formar y aprobar un cuaderno particional, que se divide habitualmente en los siguientes apartados:

  1. a) Comenzará con unos antecedentes en los que se reseñarán las circunstancias personales y familiares del difunto (fecha y lugar de fallecimiento, domicilio habitual en el momento de fallecer, estado civil, existencia o no de descendientes y ascendientes,…) y los datos referentes al título sucesorio.
  2. b) A los antecedentes seguirá el inventario del activo y del pasivo, en el que se mencionarán separadamente los bienes y derechos integrantes del activo y las deudas integrantes del pasivo, en ambos casos con indicación de su respectivo valor.
  3. c) El tercer apartado será el referente a la liquidación de la herencia y, en su caso, de la sociedad de gananciales, en el que se sumará y se expresará el valor de todas las partidas del activo y de todas las partidas del pasivo, y se determinará el valor neto de a masa hereditaria restando del activo el importe del pasivo. Igualmente se indicará en este apartado el valor de la cuota correspondiente a cada uno de los herederos y, en su caso, el valor de la cuota correspondiente al viudo o la viuda por la liquidación de la sociedad de gananciales.
  4. d) Finalmente, se incluirá un último apartado en el que se reseñarán las adjudicaciones que se hagan a cada uno de los interesados.

Para realizar la partición voluntaria en escritura pública deberán entregarse en la Notaría los siguientes documentos:

  1. El testamento o la declaración de herederos.
  2. Certificado de Últimas Voluntades.
  3. Certificado de defunción del fallecido.
  4. Títulos de propiedad de los bienes del fallecido (inmuebles, acciones, derechos de propiedad intelectual o industrial, créditos a su favor, etc.), ya se trate de escrituras públicas o de documentos privados.
  5. Recibo de contribución (I.B.I.) o cédula parcelaria de los inmuebles.
  6. Certificados bancarios que acrediten el dinero en efectivo o las participaciones en fondos o depósitos financieros de cualquier tipo de que era titular el fallecido.
  7. Documentos de cualquier tipo de los que resulten las deudas y cargas de la herencia.

El reparto de los bienes que integran la herencia deberá hacerse en la forma establecida por el testador en el testamento. Si no existe testamento y se trata de herederos intestados, la partición podrá hacerse de la forma que libremente decidan los herederos, siempre que se respete la cuota o parte que a cada uno de ellos corresponde por Ley en la herencia del difunto.

El testador puede limitarse a establecer en el testamento la cuota o porcentaje que corresponde a cada uno de los herederos nombrados respecto del total haber hereditario. En este caso, los herederos podrán distribuirse entre ellos los bienes integrantes del caudal hereditario de la forma que libremente acuerden, siempre que el valor de lo recibido por cada heredero sea igual a la cuota establecida a su favor por el testador.

Pero es posible que el testador no se limitase a nombrar herederos en el testamento sino que también realizase en el mismo el reparto o partición de los bienes entre los herederos, asignado a cada uno de éstos bienes concretos en pago de su cuota hereditaria. Es el llamado testamento particional. En este caso, los herederos deberán ajustarse a lo ordenado por el testador en su testamento en orden al reparto de los bienes.

No obstante lo anterior, sea cual fuere la fórmula empleada por el testador en el testamento, los herederos pueden de común acuerdo realizar la partición de manera distinta a la ordenada por el testador. Pero en el caso de que procedan de esta manera, deberán tener en cuenta las posibles consecuencias de tipo fiscal que conllevará hacer la partición de manera distinta a la establecida por el testador.

 

informe Herencias - Castro Rodríguez AbogadosLA LEGITIMA.- La legítima es aquella parte de la herencia que no se puede repartir como desea el que otorga testamento, sino que ha de ser repartida según el criterio dictado por la ley. En el caso de los descendientes la legítima estricta es el tercio que ha de repartirse a partes iguales entre los herederos forzosos. Junto con el tercio de mejora, aquel que se reparte entre los descendientes a gusto del testador, se conoce como legítima amplia. El tercio restante se conoce como tercio de libre disposición.

En el caso de que haya ascendientes y no descendientes la legítima es la mitad de la herencia, si hay descendientes y cónyuge, esta legítima se disminuye a un tercio. Para el cónyuge su legítima es aquella que le corresponde por usufructo según hemos mencionado anteriormente.

 

HEREDEROS FORZOSOS.- Los herederos forzosos son los descendientes, los ascendientes y el cónyuge por este orden. El orden importa porque la ley da prioridad a unos sobre los otros, perdiéndose el derecho o disminuyéndose si hubiera otros herederos forzosos con mayor prioridad. Es decir, unos herederos forzosos pueden excluir o reducir el derecho de los que serían herederos forzosos. El derecho de los herederos es el siguiente:

  • Los descendientes tienen derecho a dos tercios, uno de ellos a repartir entre partes iguales y el otro según disponga el testador ( se lo puede dejar todo a uno si así lo prefiere).
  • Los ascendientes, tienen derecho si no hay descendientes. Los ascendientes tienen derecho a la mitad de la herencia, un tercio si hubiera un cónyuge viudo. Como se menciona anteriormente, en caso de haber descendientes no tienen derecho alguno.
  • El cónyuge, no tiene derecho a la propiedad, pero sí al usufructo vitalicio. Si hubiera ascendientes tiene derecho al usufructo de la mitad, si hubiera descendientes tiene derecho al usufructo del tercio de mejora (aquel a tercio que ha de repartirse entre los hijos según decida el testador. Si no hubiera ascendientes ni descendientes al usufructo de dos tercios de la herencia. Normalmente el usufructo del cónyuge se suele materializar en la vivienda habitual.

Cynthia Bueno Ávila, letrada especialista en Derecho Civil y Herencias

Castro Rodríguez Abogados C/ San Juan de Dios, 49 18001 Granada Tlf. 858 990 874 / 696 388 582

Publicado en: Sin categoría

Visita Virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Nuestros Divorcios

Divorcios Express

Divorcio contencioso sin Hijos ni Bienes

Divorcio contencioso con Hijos y Bienes

Divorcio contencioso por desaparición del cónyuge

Extranjería

Expediente de matrimonio con extranjeros

Permisos de Residencia y renovación

Negociación y acuerdos hipotecarios con los bancos

Reestructuración de Deuda Hipotecaria

Medidas de quita en la Hipoteca

Dación en pago

Gestoría y Asesoría a Empresas

Asesoramiento y Gestión de Comunidades Propietarios

Gestoría y Asesoría Fiscal, Contable y Labral a PYMES y Autónomos

Desahucios Express

Interponemos su demanda en 48 horas

Pensiones y Seguridad Social

Tramitación de Pensiones y Prestaciones ante la Seguridad Social

Reclamación de Incapacidad ante la Seguridad Social

Reclamación de impagos y deudas

UD. NO NOS PAGARÁ HASTA QUE NO COBRE

Un 20% para reclamaciones de hasta 300 €

Un 15% para reclamaciones entre 300 € y 900€

Un 10% para reclamaciones superiores a 900E

Defendemos los derechos del trabajador

¿Tiene un problema laboral con su empresa?

Trabajar es un derecho, pero no a cualquier precio.

Videos
Castro Rodríguez Abogados, La Cercanía y El Ahorro en un Servició Jurídoco
Audios
Castro Rodríguez Abogados en La Voz de Granada Radio

Artículos

Castro Rodríguez Abogados en Úbeda
Castro Rodríguez Abogados en Úbeda
Castro Rodríguez Abogados en LA RAZÓN
Castro Rodríguez Abogados en LA RAZON